Victoria de Timothy Bradley ante Manny Pacquiao deja nuevo escándalo en el boxeo

Deportes

 

LAS VEGAS, ESTADOS UNIDOS.-El deporte del boxeo volvió a vivir otro escándalo monumental con el triunfo por decisión dividida del púgil estadounidense Timothy Bradley Jr. ante el filipino Manny Pacquiao, al que le quitó el título del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB).
 
Bradley Jr, de 28 años, más conocido como “Desert Storm” (Tormenta del Desierto), la generó de verdad con su triunfo sorpresa y lleno de polémica porque nadie, a excepción de dos jueces y el propio púgil estadounidense, vio que hubiese hecho méritos suficientes para conseguir la victoria.
 
En la pelea a 12 asaltos disputada la pasada noche en el MGM Grand, de Las Vegas (Nevada), Pacquiao dominó los primeros siete asaltos y aunque al final no tuvo el mismo control, las estadísticas le fueron también favorables, algo que no vieron los jueces Duane Ford y C.J.Ross, que dieron ganador a Bradley por puntuaciones de 115-113.
 
Mientras que el tercer juez de la pelea, Jerry Roth dio como ganador a Pacquiao por el mismo margen de puntos (115-113) para el excampeón filipino.
 
“Yo di lo mejor de mí”, dijo Pacquiao. “Al parecer no fue suficiente”.Mientras que el veterano promotor Bob Arum, que lleva los intereses de ambos púgiles, al conocer el veredicto, dijo sentirse “avergonzado” del deporte del boxeo.
 
“Nunca he estado tan avergonzado del deporte del boxeo como estoy esta noche”, declaró Arum.“Sé que la pelea de revancha, que ya está establecida para el 10 de noviembre, me dará mucho dinero, pero la decisión de esta noche ha sido algo indignante”, aseguró.
Los numeros
 
Las distintas estadísticas de la pelea mostraron que Pacquiao fue superior durante toda la pelea a Bradley al alcanzarlo con 253 golpes por 159 del nuevo campeón después de que el púgil filipino lanzase más golpes que su rival en 10 de los 12 asaltos.
 
“No me ha llegado con ningún golpe duro, todos se quedaron en mis brazos”, explicó Pacquiao, que vio como su racha de siete años de invicto y 15 triunfos consecutivos llegó a su final de la forma menos esperada.
 
Algo que tampoco se esperaban sus seguidores que abuchearon el veredicto y a los jueces por su decisión.Pacquiao trató de convertir el combate en una pelea callejera, usando su poder para vapulear a Bradley en los primeros asaltos, que comprendió que con esa estrategia no podía hacerle daño al excampeón filipino.
 
 
BOB ARUM CON MÁS OPCIONES PARA FLOYD M.
 
La acción para quienes conocen el mundo del boxeo no fue una idea tan espontánea sino que en realidad, Arum ahora tiene más opciones de asegurarse una pelea de uno de sus púgiles contra el estadounidense invicto Floyd Mayweather Jr., que de momento no quiere enfrentarse a Pacquiao, y ahora se encuentra en la cárcel cumpliendo una sentencia de 87 días al declararse culpable de violencia doméstica.
 
Bradley pareció sentir los efectos de los golpes en los asaltos cuarto y quinto, pero Pacquiao tuvo problemas para conectarlos potentes en los siguientes.
 
Sí, pero no
 
A pesar de todo, Pacquiao pareció controlar las acciones en todo excepto en las tarjetas de dos jueces.“¿Pueden creerlo? Increíble”, exclamó Arum. “Me acerqué a Bradley Jr. antes de la decisión y él me dijo: ‘Hice lo mejor que pude, pero no puede vencerlo’”.
 
El nuevo campeón invicto del peso welter de la OMB, peleó a partir del sexto asalto con el tobillo izquierdo lastimado, pero Díaz le dijo que tenía dos opciones, o retirarse o pelear hasta el final.
 
“Me decidí por lo segundo y la esquina estuvo fenomenal porque siempre me dirigió a la perfección y en el último asalto me indicaron que tenía que ganarlo si quería quedarme con la pelea y así fue”, destacó Bradley Jr., que se llevó una bolsa de cinco millones de dólares y mantiene el invicto (29-0, 12 nocáuts).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *