Tribunal ordena libertad de Arsenio Quevedo y Ericsson de los Santos Solís.

Nacionales _portada _slider

Las juezas del Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional dieron a conocer este martes el fallo sobre el juicio que se le seguía al dirigente choferil Arsenio Quevedo (a) El Cinqueño, al ex regidor de Pedro Brand, Erinson de los Santos Solís (a) Ney y otros imputados, acusados de conformar una red de sicariato mediante la cual ultimaron a tres choferes de transporte público.

Las magistradas  Gisselle Soto, Clara Castillo y Leticia Martínez condenaron a 30 años de prisión a Amauris Cabrera Martínez y a Danilo Octavio Reynoso Recio (a) Danilo el Prieto, autores materiales de los hechos; en tanto que descargaron a Arsenio Quevedo y Erinson de los Santos Solís, autores intelectuales, resultando también absuelto Cristino Batista Roa (a) El Mayor.

El Ministerio Público y los querellantes van a recurrir la decisión del tribunal, ya que la misma es contradictoria,  incorrecta y no se sostiene en derecho, pues el tribunal hizo una valoración parcializada de las pruebas en favor de los autores intelectuales.

Las juzgadoras ordenaron que el condenado Cabrera Martínez cumpla la sentencia en la Penitenciaría Nacional La Victoria, mientras que el acusado Reynoso Recio deberá cumplir la pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Hombres. Además, dispusieron el pago de una indemnización de RD$7,500,000.00 a los familiares de las víctimas.

Antecedentes del caso

El escrito de acusación presentado ante el tribunal detalla que los directivos de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (UNATRAFIN), presididos por el acusado Quevedo, hicieron uso de una práctica criminal, materializada en todo el territorio nacional desde finales del año 2008, que consistía en ejecutar a transportistas por diferencias o conflictos en las distintas rutas del transporte público.

A causa de las conspiraciones de esta red criminal, resultaron muertos los transportistas Mateo Nieves de Jesús, Overnys Guerrero (a) Orbi y/o Limpiabotas y Ángel Javier (a) Mayimbú.

Las ejecuciones se llevaban a cabo a través del condenado Erinson de los Santos Solís, quien es el vicepresidente de UNATRAFIN, y los sicarios asalariados Amaury Cabrera Martínez, Danilo Octavio Reynoso Recio,  Félix Lora de Jesús (prófugo) y Cristino Batista Roa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *